Varias de nuestras alumnas prepararon una entrevista al bailarín pacense Oscar Alonso, amigo desde nilño y compañero en sus pasos iniciales de formación, y con quien luego me encontraría de nuevo bailando en la misma compañía en Nüremberg, en la que él continua. Lo que constribuyó a robustecer una amistad de casi toda la vida. Siempre pensando en su ciudad, accedió amablemente a conversar con nuestras alumnas Estrella, Elvira y Marisa.

MARISA:

¿Podrías darnos algún consejo a los bailarines que se quieran profesionalizar?
Si queréis, podéis. Es una profesión muy sacrificada pero muy gratificante. Mi consejo es ¡AHORA! Es una profesión muy corta, así que no hay tiempo que perder, asimilar y aceptar las correcciones, de todos lo maestros se puede aprender.

¿Cual es tu mayor miedo en relación a tu carrera artística?

Mirando hacia atrás no creo que haya que tener miedo, y menos a nuestra profesión. Todos los cambios asustan, pero hay que afrontarlos y fluir con ellos, adaptarse y no bloquearse.

¿Tendrías algún consejo para enfrentar las audiciones?

Cuando hagáis audiciones y más si son públicas, en las que se presentan otras cien personas más, lo único de lo que tienes que preocuparte es de disfrutar. Hay muchos factores que los coreografos tienen en cuenta, y muchas veces buscan perfiles muy específicos. Hay que estar en el momento y en el lugar correcto.

¿Tendrías algún consejo para enfrentar los comentarios negativos?

Si os faltan el respeto no lo permitais, pero no todos los comentarios negativos son irrespetuosos, reflexiona, e intenta sacar provecho. Si después de haber reflexionado no sacas nada positivo, bórralo de tu cabeza, y no pierdas más tiempo pensando en ello

¿Qué ejercicios haces para trabajar el empeine?

Trabajar con la goma es lo que más me ayudó, fortalecer todos los músculos, tanto los flexores como los extensores. Trabajar por igual todos los músculos os evitará lesiones futuras

ELVIRA:

¿Siempre tuviste claro que querías entrar en una compañía?

Sí , mientras estaba estudiando era mi objetivo. Más tarde descubrí que no es necesario, aunque he preferido seguir trabajando en una compañía.

¿Cuáles son tus métodos para prepararte antes de un espectáculo importante?

No tengo ningún ritual fijo, depende mucho del espectáculo al que me esté enfrentando. Unos requieren más concentración, y trabajo mental, otros más interpretación, en otros la demanda física es muy elevada… Cada espectáculo me lo tomo de forma diferente. Pero cada persona es diferente, y si algún compañero me pide practicar algo antes del espectáculo siempre estoy disponible para hacer ellos, si así estarán más tranquilos.

¿Has sentido en algún momento que no podías continuar porque la presión era demasiada?

Los momentos de más presión son los que más me han hecho trabajar y seguir adelante, también los que más satisfacción te dan. Si hay presión es porque estás haciendo algo grande, algo que requiere esa presión y creo que es cuando he intentado dar siemore el máximo de mi.

¿En qué piensas a la hora de actuar frente a un público?

Bailo para el público, para hacerles sentir lo que yo estoy sintiendo, sin olvidar que bailo para mí, todo lo que salga de dentro será real, y así es como llegas a tocar al público.

¿Tienes algún truco para llevar mejor las audiciones?

Ser uno mismo y enseñar todo lo que puedes hacer, disfrutar al máximo lo que estés haciendo, mostrarte tal y como eres.

ESTRELLA:

¿Cuáles son tus rutinas antes y después de bailar?

He ido cambiando mis preferencias a lo largo de mi carrera, he tenido épocas en las que he necesitado estirar más otras en las que hacer un ejercicio muscular más intenso me sentaba mejor. Escucharse a unos mismo es lo más importante. Pero calentar antes de comenzar la actividad física, es primordial

¿Cómo tomaste la decisión de que querías bailar? ¿Cuáles fueron tus metas? ¿Tuviste muchos obstáculos?

Siempre soñaba con llegar a profesionalizarme en todo lo que me gustaba, y bailar era una de estas cosas, a los 18 años tenía que tomar una decisión y tome la correcta. En esos momentos mi meta era entrar en el conservatorio en Madrid, RCPD Marienma, después entrar en una compañía, conseguir papeles principales. Las metas son las que cada uno quiera ponerse y pueden cambiar dependiendo del momento de la vida en el que estás. Obstáculos siempre habrá, puede haber lesiones, o por ejemplo cunado llegue al conservatorio y vi que niños 4 o 5 años más jóvenes tenían un nivel superior al mío, y nadie iba a parar para que yo les alcanzase, ahí toca apretar y darlo todo.

¿Qué recomiendas a bailarines jóvenes como yo, que no saben qué hacer o hacia dónde ir

Probarlo todo, puede ser que las dudas estén ahí porque aún no has descubierto lo que realmente te gusta, seguir aprendiendo y descubriendo, salir fuera e influenciarse del máximo de estilos y coreografos posibles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *